¿Qué es la domótica o control centralizado?

La automatización de sistemas en una vivienda tiene distintas aplicaciones que permiten ahorrar tiempo, dinero y esfuerzos a sus habitantes. En Hildebrandt Gruppe estudiamos las funciones y beneficios de esta tecnología para su implementación en nuestros proyectos.

domótica

Hoy en día la tecnología permite manejar aparatos a distancia y programar sistemas para que realicen distintas funciones. Cuando esta automatización se aplica en grandes edificios generalmente se llama control centralizado y cuando se usa en viviendas generalmente recibe el nombre de domótica.

Estos sistemas están compuestos por redes interiores o exteriores manejadas desde un computador central o un dispositivo móvil. Esta red puede ser por cables o inalámbrica y permite controlar distintas funciones dentro de una construcción.

En Hildebrandt Gruppe desarrollamos proyectos de alta complejidad como hospitales con control centralizado en los que automatizamos los sistemas de climatización, seguridad y comunicaciones. Por otra parte, para casas y departamentos, la marca Ozom ofrece en Chile un set de instalación y accesorios de fácil adquisición que pueden ser controlados desde un smartphone o una tablet.

¿Cómo funciona la automatización?

El sistema recoge información proveniente de sensores instalados en distintas habitaciones de un edificio o casa, la procesa y emite órdenes para modificar distintas variables dependiendo de las funciones del terminal.

Para funcionar necesita los siguientes dispositivos:

De esta forma, el sistema se puede coordinar con las distintas redes y aparatos de la vivienda o edificio, ya sea con parámetros preestablecidos o con órdenes ejecutadas desde un teléfono.

¿Cuáles son sus aplicaciones?

Los sistemas para automatizar viviendas tienen múltiples aplicaciones, que se dividen en cuatro categorías: ahorro energético, seguridad, comunicaciones y comodidad.

Ahorro energético

Las funciones destinadas al control de aparatos electrónicos y el sistema de riego pueden configurarse para ahorrar energía y optimizar su consumo.

Algunas de ellas son:

Seguridad

Permite proteger la vivienda en caso de robos, accidentes o desastres naturales.

La tecnología en esta categoría apunta a:

Comunicaciones

La vivienda envía mensajes para informar sobre robos o problemas técnicos.

Comodidad

Realiza tareas que normalmente son responsabilidad del usuario, por ejemplo:

Cuando la domótica ha sido bien aplicada puede traer muchos beneficios a los habitantes. Al programar con precisión el uso de agua y electricidad se pueden lograr ahorros considerables de energía y dinero. Además, al monitorear su uso es posible corregir malos hábitos y cambiarlos por un consumo inteligente. Por otra parte, una vivienda más segura entrega tranquilidad y comodidad, y las facilidades que entrega esta tecnología para las comunicaciones refuerzan estas características.



* Campos Obligatorios

¿Cómo funciona un techo verde?
15.09.2015 | Arquitectura
¿Cómo participa Hildebrandt Gruppe en la exigencia de 61 hospitales de Michelle Bachelet?